Con constancia se gana el cielo

Durante un año y medio he bombardeado a los políticos de mi ayuntamiento en Suecia con mensajes exigiendo que aprueben que la gente pueda entregar sus propias propuestas políticas. Primero hablé con el director del consejo que no era la persona más complaciente de nuestro mundo. Según el, esto no sería necesarío porque no habría suficiente participación ciudadana. Por el contrario, yo pensaba que mi propuesta permitiría que la gente pudiera involucrarse más facilmente.
Mientras, seguía intentando influir a otros políticos y al final, ayer aprobaron una moción que pusieron los socialdémocratas en una asamblea.  
Me siento contento y orgulloso de que el ayuntamiento vaya por buen camino, hacia un sistema más democrático en el cual se valora las opiniones e ideas de los ciudanos. 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *