Aquellos años – 2006

Aquellons años (2)

Esta es una foto sacada en la escuela primaria. Tenía en ese tiempo entre catorce y quince años. Voy con el pelo teñido y con una camiseta moderna.
No puedo decir que fuese uno de los momentos más felices de mi vida. Allí y entonces la vida era bastante incierta. No sabía muy bien cómo me las arreglaría para el futuro. En esta época seguía ocultando mi gran secreto – que era maricón. Quería salir del armario, pero no me atrevía. Con cada día que esquivaba la posibilidad de decir la verdad, me sentía cada vez más cobarde. El gran reto fue aguantar el andar del tiempo que iba tan lento. Intentaba llenar la profunda cavidad de la nada que se llamaba mi vida cotidiana, con cualquier cosa, para estimularme. Muchas veces fracasaba con mi intento. Me quedaba en mi habitación, solito, dejándome llevar por la indiferencia, entumecido, y con la pantalla del ordenador enfrente de mí. Pero de vez en cuando lograba salir de las rutinas y hacía excursiones por mi propia cuenta. Esos instantes me alentaron a seguir adelante y me dieron una nueva esperanza.  Yo sabía que siempre ganaría la batalla contra el tiempo. Pensaba que, hiciese lo que hiciese – el tiempo siempre seguiría transcurriendo. Y yo tenía fe en un mañana mejor.

Mi salvación fueron las clases. Encontré mi calma y descanso en ellas. Era un joven muy estudioso y gozaba del proceso de aprendizaje. En la escuela me sentía feliz. Era una persona que podía disfrutar de pasar tiempo con casi todo el mundo. En la escuela siempre tenía a alguien con el que podía tener una buena conversación.

 Mi manera de ser no fue un éxito para hacerme amigos. En esta época de la vida – la adolescencia,  tu alrededor requiere que elijas uno de los grupos asignados. La decisión de no seguir con esa norma, resultó en una vida de pasar mucho tiempo a solas, fuera del horario escolar. Estoy de acuerdo con el refrán desgastado “No hay mal que por bien no venga”. Con la soledad aprendí a gustarme a mí mismo, a independizarme y apreciar las cualidades que tengo. Con el menosprecio contra los homosexuales aprendí que hay estructuras sociales en la sociedad que hacen que la gente viva bajo distintas condiciones conforme a una variable de varios factores como por ejemplo el sexo, la etnia y la orientación sexual. Ese entendimiento ha hecho que más fácilmente pueda simpatizar con otros grupos marginados de la sociedad.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *